LA DIGNIDAD DE LOS NADIES (2005)
Para adquirir esta película ingrese aquí

LA DIGNIDAD DE LOS NADIES, 2005, 35 mm color.
Producción CINESUR s.a. (Buenos Aires); en coproducción con “DEZENOVE som e imagens” (San Pablo.Brasil); “THELMA Film AG” (Zurich); Televisión de la Suisse Romande (Ginebra).

Con la participación del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Argentina); Universidad Nacional de San Martín (Argentina) y el programa Ibermedia.

Fue rodada en el gran Buenos Aires, el centro del país y la Patagonia. Ocho semanas de rodaje repartidas en dos años y diez meses de montaje y edición

Estrenos y Festivales

Ver Crítica de la película

 
 
NOTA DE INTENCION:

Durante los años 90 reiteraron la idea de que la realidad no podía ser cambiada, que debíamos resignarnos al camino único neoliberal. Una cultura de la derrota, amnésica e hipócrita, caló hondo en los sentimientos de millones de personas. Pero otra realidad venía demostrando lo contrario a través de miles de actos individuales y colectivos. Con “La Dignidad...” he querido revelar las pequeñas victorias y hazañas cotidianas de “los nadies”, alternativas y propuestas solidarias que demuestran como este mundo puede ser cambiado.


GENESIS DEL FILM:

“La Dignidad de los Nadies” se concibió a partir de la catástrofe social que la Argentina vivió a comienzos del siglo XXI: 25% de desocupados y 60% de pobres e indigentes. Éramos capaces de alimentar 300 millones de personas y se morían de hambre o enfermedades curables cien personas al día. Más muertos por año que todos los desaparecidos del terrorismo de Estado. La tragedia me empujó a hacer memoria contra el olvido. Los más jóvenes preguntaban qué había sucedido y aunque lo habíamos denunciado muchas veces durante los 90, era necesario traer las imágenes de esa historia y colocarlas en su contexto. Así nacieron “Memoria del Saqueo” (2002/2004), un análisis de las políticas del poder, y “La Dignidad de los Nadies”, construida con relatos e historias de algunos protagonistas de la resistencia social. Una epopeya anónima y cotidiana de los traicionados de siempre: clases medias empobrecidas desocupados o piqueteros que salen a cortar rutas. Una situación similar vivida décadas atrás me llevó a concebir “La Hora de los Hornos” y luego “Los Hijos de Fierro”: dos películas distintas e independientes entre si sobre la Argentina de entonces y sus luchas sociales.

En los años 90 se impuso, a través de los medios, el discurso del único camino. Una cultura de la derrota que aun perdura en millones de personas, a pesar de cientos de movilizaciones que demostraron la posibilidad de vencer la impunidad. La insurrección espontánea del 19 y 20 de diciembre del 2001 será una de las primeras victorias contra el modelo global. En “La Dignidad de los Nadies” se recogen experiencias a través del relato de sus protagonistas. Difícil imaginarse que las chacareras, ajenas a los asuntos bancarios o políticos, iban a ser capaces de organizar un vigoroso y original movimiento de resistencia enfrentando a los bancos e impidiendo más de mil remates judiciales. Los comedores barriales y comunitarios, los dispensarios, panaderías y otras iniciativas sociales creados por los vecinos para dar respuesta a la pobreza y al hambre. Las decenas de marchas del silencio de familiares de las víctimas de las mafias policiales que lograron desenmascarar a los asesinos y llevarlos a juicio. Las fábricas recuperadas por sus ex trabajadores demostrando que con la autogestión y sin estructuras jerárquicas de gerentes y capataces, podían producir con eficiencia y calidad.

Al recorrer el país y hablar con trabajadores, especialistas, productores, ciudadanos, campesinos, indígenas, fue creciendo la idea de realizar un fresco sobre el país. Cuatro largometrajes independientes entre si, pero unidos por el tema de la Argentina: de la devastación y saqueo del modelo neoliberal, a la reconstrucción y las alternativas de un nuevo proyecto capaz de recuperar los derechos conculcados y democratizar la democracia.

A “Memoria del Saqueo” y “La Dignidad de los Nadies” le seguirán “Argentina Latente” y “La Tierra Sublevada” que tienen avanzada su preparación; el rodaje debe comenzar en los próximos meses.


CONCEPCION CINEMATOGRAFICA:

LA DIGNIDAD DE LOS NADIES
no es un solo cine de testimonio, tampoco es ficción. Parte de la realidad pero utiliza procedimientos de otros géneros y al contar hechos e historias de personajes, se acerca a la ficción. En la “La Dignidad... “ busqué fusionar géneros, acercar hechos reales al relato narrativo, usar procedimientos del documental con los de la ficción o del cine de ensayo. Su estructura narrativa es como la de un libro abierto con relatos, crónicas e historias, buscando que lo testimonial se fusione con lo poético, el ensayo con los testimonios y los personajes con la vida. La noción de los géneros se ha revertido y los límites entre la ficción y el cine documental, son difíciles de precisar. Un cine de fusión libre ayudado por las ventajas que brindan las nuevas tecnologías -pequeñas cámaras digitales y micrófonos- dando paso a una renovación formal y temática como reacción a la uniformización de los estilos y modalidades narrativas. El predominio del lenguaje televisivo y los modelos hollywoodianos han degradado la mirada y la capacidad creativa de los realizadores. Casi todos los films se parecen en su perfección profesional, pero sus temas y conflictos - comparados con la complejidad y riqueza que viven las personas reales- resultan cuentos mil veces contados.

Como en “Los Hijos de Fierro” –1975- he tratado de hacer un retrato social que recupere la riqueza antropológica de los protagonistas. Dar voz e imagen a quienes no la tienen y están ausentes de los medios de comunicación; rescatar la humanidad de los anónimos “nadies” que la crisis empujó a realizar pequeñas hazañas cotidianas. Los he acompañado en su búsqueda de trabajo, en sus esperas y protestas; compartí la cocina de sus casas o las tiendas de los campamentos tratando de recuperar sus experiencias y sentimientos. Siempre me apasionó la historia y las imágenes de época: volver al pasado a través de fragmentos de vida filmados. De todos los lenguajes, el cine es el único que puede guardar para siempre la imagen viva, hacer inmortales a los hombres. También, como en “Los Hijos de Fierro”, he retomado en el relato la copla popular, que tiene origen en la payada del siglo XIX. El payador era el gaucho cronista que recorría la pampa transmitiendo las noticias en verso y acompañándose con la guitarra. En “La Dignidad...” las coplas nos introducen a los personajes.

En mis películas de testimonio, siempre hice la cámara no sólo por lo que se selecciona en el momento de toma única, sino porque sus movimientos y su tensión son como el trazo del pintor. Desde la cámara se inventa y compone la puesta. “La Dignidad “ se comenzó con una cámara Beta Digital grande para obtener una buena imagen, pero la gente creía que éramos de la televisión, cambiaba su conducta y perdía espontaneidad. Cuando comparé esas imágenes con las rodadas con mi pequeña cámara digital durante la investigación, estas últimas eran superiores. Así fue que decidí filmar con cámaras chicas, reemplazar las posibilidades de una mejor imagen por una mayor verdad. Tampoco tenía necesidad en “La Dignidad” de los dos puntos de vista y cámaras que usé en “Memoria del Saqueo”: una cadenciosa y objetiva para los escenarios del poder; otra pequeña y subjetiva desde la gente. En “La Dignidad”, casi todo está filmado con una cámara en mano que acompaña siempre a los personajes.

He dedicado “La Dignidad de los Nadies” a dos grandes realizadores de quienes recibí generoso apoyo: Fernando Birri , iniciador del documental social en la Argentina y maestro de varias generaciones de cineastas latinoamericanos, y Valentino Orsini , cuyo estímulo y solidaridad me posibilitó terminar “La Hora de los Hornos” en la Ager Film, de Roma, la productora que compartía con los hermanos Taviani, Giuliani Da Negri y Luiggi Battistrada.


EQUIPO TECNICO

Dirección: Fernando E. SolanasGuión, textos y relato: Fernando E. Solanas / Investigación: Alcira Argumedo / Director de Producción: Daniel Samyn / Coordinadora de Producción: Victoria Solanas / Productor delegado y ejecutivo: Fernando E. Solanas / Productor delegado (Brasil): Sara Silveira / Cooproductor (Zurich): Pierre Alain Meier / Imagen y cámara: Fernando e. Solanas / Asistencia: Rino Pravatto y A. Fernández Mouján / Montaje: Juan Carlos Macías, Martín Subira/ Sonido directo: Marcos Dickinson, Abelardo Kuschnir / Dirección de sonido: Martín Grignaschi / Asistente (dirección, producción): Ivan Gotthold / Secretaria producción: Elida Romero

Laboratorio imagen: Cinecolor (San Pablo-Brasil) / Mezcla de sonido: Sound Rec (Buenos Aires)

Distribuidor argentino: Distribution Company / Venta Internacional: Cinesur s.a.


PREMIOS:

62ª EDICIÓN DEL FESTIVAL DE VENECIA (SEPTIEMBRE 2005)

  • DOC/IT (Asociación de documentalistas italianos)
    “Por la sensibilidad poética y el compromiso cívico para narrar un momento dramático de la historia argentina, haciendo universal el dolor y la dignidad de un pueblo a través de memorables testimonios de los pequeños héroes de la cotidianidad"
  • Premio Derechos Humanos (Human Rights Film Network Aware)
    Por "su capacidad para representar la resistencia de las personas y su lucha para salvaguardar el derecho fundamental del individuo y la colectividad".
  • Mejor Pelicula Latina - Premio Citta di Roma-Arcobaleno Latino
    Un film necesario y potente que testimonia con vigor intelectual y maestría cinematográfica la cotidiana batalla de hombres y mujeres contra la impunidad y la degradación social.
  • UNESCO ( CICT – UNESCO “Enrico Fulchignoni”)

NUEVO FESTIVAL DE MONTREAL

  • Premio special de L'office National du Film
    Mejor film documental por sus cualidades técnicas, la fuerza de su temática, su mirada de autor y la justeza con la que el realizador ha mostrado el coraje y la dignidad de sus conciudadanos.

SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID (50 EDICIÓN)

  • Mejor Documental
    Por mostrar con precisión narrativa las victorias solidarias de los desfavorecidos frente a los efectos devastadores de las nuevas políticas neoliberales.

FESTIVAL DE CINE DE LA HABANA

  • Premio Memoria del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau
    “Por dar continuidad, con lucidez y rigor, a la crónica de la realidad actual de su país a través de la visión humana y participativa de sus personajes, que rescatan –a través de estas imágenes– su rostro y su dignidad”
  • Premio de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano

PANTALLA PINAMAR

  • Premio SIGNIS Argentina
  • Premio Balance de Plata